martes, 5 de marzo de 2013

La regeneración del filtro de partículas con recubrimiento catalítico

El filtro de partículas se encarga de retener las partículas de hollín que se generan en el motor diésel durante el proceso de combustión evitando así que se emitan a la atmósfera.
filtro de particulas recubrimiento catalitico

Para evitar la saturación del filtro, se procede periódicamente, a la eliminación de dichas partículas a través de un proceso que se denomina, regeneración, que consiste básicamente, en descomponer, por elevación de temperatura y mediante procesos catalíticos,  las partículas de hollín en otras poco nocivas.

Al hablar de filtros de partículas hemos de tener en cuenta que los hay de dos tipos:

             -  Filtro de partículas con aditivo de acción catalítica
             -  Filtro de partículas con recubrimiento catalítico

Los primeros, como su nombre indica, requieren de un aditivo a base de cerina (eolis) que favorezca el proceso de regeneración, los segundos, no requieren de ningún tipo de aditivo.

Filtro de partículas con recubrimiento catalítico

Este tipo de filtro consta de un monolito cerámico con recubrimiento de platino que actúa a modo de catalizador.

La tendencia actual es la de montar este tipo de filtros pues no requieren mantenimiento y resultan más sencillos de fabricar pues carecen del sistema de aditivación.

filtro de particulas recubrimiento catalitico

Para conocer el grado de saturación del filtro, éste monta dos tomas de presión, una antes de filtro y otra después. Si la diferencia de presiones antes y después del filtro es significativa, el sistema procederá a poner en marcha el proceso de regeneración por entender que el filtro se encuentra saturado de partículas de hollín que hay que eliminar.

La regeneración del filtro puede realizarse de tres formas diferentes:


Regeneración pasiva: Es la que tiene lugar durante la marcha normal del vehículo, siempre que la temperatura en el filtro esté comprendida entre los 350º C y los 500º C. En este caso el sistema de gestión del motor  no interviene en la regeneración.


Regeneración activa: En conducción en tramos cortos no se alcanzan las temperaturas necesarias para que el sistema se limpie a través de la regeneración pasiva del filtro, por lo tanto en estos casos, cuando se produce la saturación del filtro, el sistema tiene que forzar la limpieza de éste mediante la regeneración activa.  En estos casos el sistema de gestión del motor interviene forzando la elevación de la temperatura en el filtro de partículas hasta alcanzar los 600º C - 650º C. Para ello interviene sobre el sistema de inyección modificando la inyección principal (dosificación reducida) y activando postinyecciones que elevan la temperatura de los gases de escape. Todo este proceso puede tardar alrededor de unos 10 minutos en realizarse.

Regeneración de emergencia: Cuando como consecuencia de una sobresaturación del filtro o a partir de una cantidad determinada de regeneraciones sin éxito se procede a activar el testigo luminoso del filtro de partículas del cuadro de instrumentos. Con ello se avisa al conductor para que conduzca durante un breve espacio de tiempo bajo unas determinadas condiciones tanto de velocidad como de revoluciones del motor, con objeto de aumentar la temperatura necesaria de los gases de escape para poder regenerar el filtro de partículas diésel. Una vez lograda la regeneración el sistema apaga el testigo.


En caso de que tampoco de esa forma se logre la completa regeneración del filtro, resulta una tendencia muy usual y efectiva recurrir a la regeneración de este con ayuda de productos químicos. Estos productos proporcionan al hollín características por las cuales reduce su temperatura de combustión haciendo mucho más sencilla su eliminación y expulsión del filtro de partículas. Para más información sobre este producto haz clic aquí. Estos artículos están disponibles a través de la red de distribución de AD.
 
 

En principio y bajo condiciones normales de funcionamiento, estos filtros deben tener una vida útil igual a la del vehículo, pero en determinadas circunstancias el filtro puede degradarse debiendo ser sustituido. Un ejemplo de esto es el hecho de que como consecuencia del uso de aceites lubricantes inapropiados (aceites con altos contenidos en cenizas) se produzca la degradación irreversible del filtro al depositarse estas cenizas sobre la superficie del monolito obstruyéndolo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...