jueves, 6 de octubre de 2016

Climatización. ¿Cómo comprobar la eficacia del condensador sin utilizar la estación de carga?

En este post vamos a ver cómo funciona un condensador del sistema del aire acondicionado y cómo comprobar su eficacia mediante una pistola de temperatura.



El condensador es un intercambiador de calor encargado de evacuar el calor absorbido en el habitáculo hacia el exterior. 

Su tamaño y diseño depende de la cantidad de fluido y presión del circuito, por lo que en caso de sustituirlo por otro no adecuado podemos tener problemas de eficacia en el sistema.

Suele situarse delante del radiador de refrigeración del motor, para aprovechar la entrada de aire fresco impulsado por los ventiladores de refrigeración y por el propio desplazamiento del vehículo.

El compresor es el encargado de impulsar el fluido en estado gaseoso y a alta presión hacia la entrada del condensador. La reducción de temperatura que se produce cuando el fluido entra en el condensador provoca que su punto de ebullición descienda. El paso de aire fresco entre los conductos del condensador produce un intercambio de temperaturas entre el caudal de aire y el fluido (absorsión de calor por parte del primero sobre el segundo) lo que provoca un cambio de estado del fluido de gas a líquido a la salida del condensador.

Desde el punto de vista de su fabricación, existen varias soluciones en función de la tecnología utilizada. 

Los más comunes que podemos encontrar son los condensadores de tubos de cobre y aletas de aluminio, los de serpentín de tubo plano reticulado y los de flujo paralelo. En la siguiente imagen podemos observar tres ejemplos de condensadores de flujo paralelo de la marca Nissens.




Comprobación de la eficacia del sistema



Una de las pruebas más sencillas y rápidas que podemos realizar es verificar el estado de funcionamiento del condensador y el estado de carga del gas refrigerante con una pistola de temperatura (termómetro digital).

Para la realizar la prueba seguiremos los siguientes pasos:

- Poner en marcha el motor y activar el aire acondicionado

- Identificar los tubos de entrada y salida del condensador

- Medir la temperatura en el tubo de entrada haciendo uso del termómetro digital

- Medir, con la misma pistola, la temperatura en el tubo de salida

Una vez tenemos los dos valores, tendríamos que observar que la temperatura a la salida es más baja que a la entrada. Esta diferencia de temperatura se denomina subenfriamiento.

Si el fluido refrigerante y el condensador se encuentran en buen estado, este subenfriamiento debe estar comprendido entre 2 y 10 ºC.



En el caso de que la temperatura de subenfriamiento sea inferior a 2 ºC, significa una falta de fluido en el circuito, pudiendo haber una posible fuga.

En cambio, si la temperatura es superior a 10 ºC, significa que el condensador esta obstruido o sufre un exceso de gas.

3 comentarios:

  1. Buenas tardes!
    ¿No debería ser al revés, que una falta de fluido originase un exceso de subenfriamiento?
    Gracias!

    ResponderEliminar
  2. Atención en el punto en que se dice temperatura y debería decir diferencia de temperatura. En cuanto a lo del fluido, si no hay, "recoge" menos frío del interior, con lo cual no habrá que enfriar y la diferencia de temperatura será mínima, creo.


    Cuenta oficial de GestFuturo, el programa de taller mecánico

    ResponderEliminar
  3. Si no hay gas directamente no va el compresor Futuro informático...xd

    Si la diferencia de temperatura es baja, casi 0, significa que tanto a la entrada como en la salida del condensador tienen la misma presión y temperatura. Eso se traduce en falta carga o fuga.
    Saludos!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...