viernes, 30 de octubre de 2020

Volante bimasa pendular centrífugo

Su función es absorber las vibraciones generadas a causa de las vueltas de motor. El objetivo es que estas vibraciones no lleguen a la transmisión. Estas perturbaciones pueden provocar temblores en la carrocería o en el cambio, inversiones de la carga y ruidos.

A causa de las exigencias impuestas a los motores para que disminuyan su contaminación y con ello su consumo, algunos fabricantes optan por desarrollar motores para que trabajen a regímenes más bajos y relaciones de transmisión más largas, como por ejemplo el downsizing y el downspeeding.

La reducción de las vueltas de motor implica tener que amortiguar las vibraciones de este a través de péndulos centrífugos en el volante de inercia bimasa. Estos péndulos generan una contraoscilación que ayuda a disminuir las oscilaciones en las r.p.m. de motor.


Este volante de inercia de divide principalmente en dos masas, primaria y secundaria. La masa de inercia primaria se encuentra unida al cigüeñal, mientras que la secundaria se une con la caja de cambios. Un muelle arqueado es el encargado de unir las dos masas de inercia como un sistema de amortiguación por muelle. En el lado secundario del bimasa se encuentran los péndulos centrífugos, cerca del muelle arqueado.

El temblor que genera el motor se conduce del lado primario del bimasa al muelle arqueado, donde este es amortiguado. La superposición de las vibraciones amortiguadas, junto con las pendulares, provoca la atenuación entre ambas. A consecuencia, la caja de cambios queda casi aislada de las perturbaciones del motor, incluso en bajas vueltas.

Según las revoluciones del motor, los péndulos pueden funcionar con mayor o menor intensidad. A bajas r.p.m., las oscilaciones del péndulo son mayores, ya que la fuerza centrífuga que actúa sobre este es reducida. A altas revoluciones, en cambio, el péndulo recorre menor distancia a causa de la fuerza centrífuga que va en aumento.

Respecto al volante de inercia bimasa convencional, el pendular obtiene ventajas en términos de comportamiento y rendimiento; por ello, está ganando terreno en el mercado progresivamente frente al primero. El volante bimasa por fricción genera temperatura que es transmitida al disco de embrague, lo cual resulta muy negativo, además de que supone un desperdicio energético constante que se debe evitar.

El fabricante LuK ofrece, por ejemplo, en el equipamiento de serie del modelo Volkswagen Passat, este tipo de componente, el cual está diseñado para la caja de velocidades manual de seis velocidades junto a las motorizaciones 2.0 TDI de 110 a 140 kW. El par máximo que soporta el volante de inercia es de 400 Nm.

Recuerda que en su día colgamos un artículo donde explicamos las consideraciones a tener en cuenta a la hora de montar y desmontar un volante de inercia bimasa. Para acceder a él, clica en el siguiente enlace: http://www.blogmecanicos.com/2015/06/precaucion-tener-en-cuenta-en-el.html

Y aquí finaliza la entrada de hoy. Esperamos que haya sido de tu interés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por su interés y su comentario! Disculpe las molestias, no solemos responder comentarios, pero estamos seguros que los demás lectores lo harán
!Que tenga un buen día!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...