martes, 29 de diciembre de 2020

El neumático con microchip RFID de Michelin

El fabricante francés de neumáticos es el primer proveedor del sistema de identificación de neumáticos con microchip RFID del que hablaremos a continuación. Explicaremos en qué consiste, su funcionamiento, las ventajas que conlleva su utilización y las novedades que ofrece en forma de aplicaciones.

Con motivo de la trigésima edición de los Juegos Olímpicos de Londres del año 2012, Michelin presentó su neumático "inteligente", sirviendo como prueba el haber equipado a la flota de autobuses urbanos de la ciudad inglesa con neumáticos que se comunican gracias a un chip electrónico que memoriza los datos de identificación por radiofrecuencia, de ahí las siglas en inglés RFID (Radio Frequency Identification). Más tarde, su uso se extendió también para competiciones automovilísticas de renombre, y actualmente la gran mayoría de los neumáticos para camiones emplean esta tecnología.

El seguimiento de los neumáticos y de los servicios asociados ofrece múltiples ventajas como la revisión diaria del rendimiento kilométrico a lo largo de toda la duración de la carcasa, indicándose en qué vehículo se monta el neumático, su posición y qué recorrido realiza; la trazabilidad de las operaciones de mantenimiento y recauchutado; la rápida y fácil identificación de cada neumático; la optimización de la fabricación, ahorrándose tiempo y mejorando la productividad; y la mejor gestión del inventario de existencias de los almacenes y del proceso de reciclado al final de su vida útil. El peso y las dimensiones del microchip son mínimos y no merman las prestaciones del neumático, ni tampoco existe riesgo de que se pueda borrar o despegar la identificación como podría ocurrir con los códigos de barras. Además, al estar colocado en el interior del talón, su duración es muy superior a la del neumático y resiste las operaciones de recauchutado. En combinación con el sistema de monitorización de presión TPMS, equipado también en gran parte de los automóviles actuales, los supervisores pueden vigilar el estado del neumático (presión y temperatura) y evitar posibles accidentes por desgaste, reduciéndose, al mismo tiempo, el consumo de carburante y las emisiones de sustancias contaminantes debido a la más estricta comprobación de la presión.

Hoy en día, el chip RFID es utilizado para una gran cantidad de soluciones de nuestra vida cotidiana como son el uso de tarjetas de crédito, pasaportes, llaves inteligentes, dispositivos por control remoto, etc., permitiendo un intercambio de datos instantáneo entre distintos elementos electrónicos. En el caso del sistema utilizado en automoción para la supervisión de los neumáticos, tres componentes basan su funcionamiento: el hardware que contiene la etiqueta con el número de serie de identificación único para cada neumático, el protocolo de codificación estandarizado SGTIN-96 para la comunicación del registro del mismo y una "nube" que incluye toda la base de datos necesaria para poder efectuar los trabajos relacionados con el sistema.

El procedimiento de identificación del neumático para su posterior supervisión o mantenimiento comienza con el escaneado de la etiqueta, en el cual es enviado el código SGTIN-96 a la aplicación de acceso público o privado con contraseña, según el caso. La autenticación de la etiqueta se efectúa por medio del servicio de autorización de la llave o token de acceso, el cual permite la solicitud de lectura de la información por parte del fabricante del neumático y a través de la aplicación de consulta de datos que se esté utilizando.

La integridad y la inviolabilidad de la tecnología RFID de Michelin aseguran el buen rendimiento de producción, al posibilitarse un control de calidad automatizado, y la fluidez en los trabajos de logística desde el proceso de fabricación en la factoría hasta que llega el neumático a la plataforma de abastecimiento y distribución, con una rápida sincronía entre la verificación y la recepción de los datos útiles para cada departamento. Una vez el conjunto de neumático y llanta ha sido ensamblado, el sensor TPMS es emparejado y el chip se encarga de validar que la llanta se ha montado en el neumático correcto y que su balanceado es adecuado. Al final del proceso, el RFID facilita la gestión de las certificaciones del producto referentes al nivel de emisiones nocivas por el tubo de escape del vehículo, servicios de asistencia telefónica y exportaciones más allá de las fronteras.

Michelin, con el objetivo de mejorar cada vez más la seguridad en las carreteras, trabaja en diversas aplicaciones de cara al cliente para que este pueda estar al corriente del estado de los neumáticos de su vehículo en tiempo real, pudiendo el programa realizar recordatorios, advertencias y sugerencias sobre las actuaciones adecuadas de mantenimiento como por ejemplo el momento en el que debe rotarse la posición de los neumáticos o el tiempo restante aproximado para su sustitución. También están disponibles, para aquellos modelos que no incorporan microchips en el interior del neumático, etiquetas adhesivas RFID para ser utilizadas en cualquier neumático, incluso si no es de la propia marca francesa.

Sin duda, la tecnología RFID en los neumáticos posee beneficios contrastados, garantizando la seguridad en la circulación y facilitando mucho el control del estado de los neumáticos y sus trabajos de fabricación, distribución, reciclado y mantenimiento.

Hasta aquí el artículo de hoy. ¡Espero que sigáis aprendiendo y compartiendo con nosotros!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...