jueves, 31 de diciembre de 2020

Pastillas de freno direccionales

Hoy nos centraremos en explicar qué son y cómo se sustituyen las pastillas de freno direccionales. Estas, sin llevar demasiado tiempo en el mercado, mantienen las altas prestaciones de las pastillas estándar. Así pues, veamos en qué se diferencian las pastillas direccionales respecto a las convencionales y aprendamos qué aspectos debemos tener en cuenta a la hora de reemplazarlas.

Uno de los principales motivos por los que el cliente acude al taller, es por la incomodidad que le generan en la marcha los ruidos producidos al frenar el vehículo. Los fabricantes de automóviles se decantan por este tipo de pastillas de freno con el objetivo de controlar y reducir el ruido de los frenos, además de las vibraciones y la dureza o, en inglés, noise, vibration and harshness (NVH). Las nuevas pastillas utilizan un diseño asimétrico para que toquen el disco de freno en un ángulo. Este ángulo puede ser de dos tipos: mediante un chaflán o por medio de un corte creciente. El resultado de ambos métodos es la obtención de un frenado más silencioso sin menoscabar el rendimiento de las pastillas empleadas normalmente.

Para conocer los dos tipos de pastillas de freno direccionales, a continuación detallamos sus principales características:

De tipo chaflán

El chaflán, es decir, la superficie de transición entre dos bordes afilados, es practicado en la superficie de fricción de las pastillas, de manera que se evita que la pastilla se levante del disco en determinadas situaciones de trabajo del sistema de frenado. Por lo tanto, el desgaste será uniforme y se reducirá el ruido.

Para instalar las pastillas direccionales de chaflán hay que seguir las flechas indicadoras que se encuentran en las mismas. Puede darse el caso de que no se indique mediante una flecha y haya que guiarse observando la posición del chaflán o los chaflanes. Cuando la pastilla dispone de un solo chaflán, hay que ubicarla de forma que el lado del bisel sea la parte que contacta por primera vez con el disco de freno. En cambio, si la pastilla cuenta con un chaflán en cada punta de la pastilla, debe montarse de modo que el borde donde se encuentra el chaflán más grande sea el que quede en la parte más cercana al primer contacto con el disco.

De tipo corte creciente

El segundo método incorpora un corte creciente que cruza horizontalmente la cuña o placa de respaldo. La cuña o placa de respaldo es un elemento de amortiguación fijo en la parte trasera de la pastilla de freno que se encarga de reducir el ruido y amortiguar las vibraciones en la pastilla, además de actuar como barrera térmica con tal de que se alcancen temperaturas uniformes en todo el área de fricción y se establezca un frenado más consistente. Esto se logra al permitirse, con el corte creciente, un empuje del pistón contra la pastilla con un ángulo determinado.

La colocación de este tipo de pastillas debe realizarse fijándose en la dirección de las flechas marcadas en la propia pastilla. Si no hay flechas, el corte creciente debe quedar en el borde delantero de la pastilla.

Nota: tanto si se trata de un tipo u otro de pastillas direccionales, deben instalarse correctamente, puesto que un montaje indebido llevaría a efectos totalmente opuestos a los deseados o, lo que es lo mismo, sufrir vibraciones y chirridos agudos.

En el siguiente vídeo del fabricante Ferodo se explica gráficamente cómo se instalan las pastillas de freno direccionales:



Si queréis más información relacionada con el sistema de frenos, aquí os dejamos dos artículos del blog que tratan sobre la composición de las pastillas de freno y el líquido de frenos.

Sin más, esperamos que os haya gustado la lectura del post. ¡Un saludo!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...