jueves, 17 de noviembre de 2016

Funcionamiento incorrecto de la caja de velocidades en una Citrôen Berlingo (B9)

Los sistemas de trasmisión manuales han ido evolucionando con el paso del tiempo, pasando de unas primeras unidades de caja de velocidades manual sin elementos sincronizadores hasta las utilizadas actualmente.



Principalmente dividimos las cajas de velocidad manual en dos tipos:

Cajas de velocidad manual de dos ejes:


Su funcionamiento se basa en un eje primario, el cual recibe la fuerza directamente del motor a través del embrague y lo transmite a un eje secundario de salida de par hacia el
diferencial.


Cajas de velocidad manual de tres ejes:

Se incorpora un eje intermedio que transmite el par motor que recibe del árbol primario al árbol secundario y este a su vez lo transmite al diferencial.


Los piñones utilizados se han ido amoldando a las exigencias de los nuevos motores y 
cajas de velocidades. 

De los primeros piñones con el dentado recto a los piñones con dentado helicoidal que encontramos en la actualidad, los cuales ofrecen una transmisión a través de dos dientes, aumentando la longitud del engrane y la capacidad de carga y disminuyendo el esfuerzo entre piñones y el ruido de la caja de velocidades. 



En la marcha atrás se sigue utilizando un piñón con dientes rectos ya que su uso menos frecuente.


Los piñones están constantemente engranados con la peculiaridad que uno gira loco sobre su eje y el otro gira solidario al movimiento de su eje. 

Los piñones que giran locos sobre su eje se engranan por medio de elementos sinconizantes, los sincronizadores, que tienen la misión de igualar la velocidad periférica del eje con la velocidad interna de los piñones, consiguiendo un engranaje perfecto sin ruido y sin peligro de rotura de dentado.


Para accionar los sincronizadores se utiliza un varillaje de cambio mediante horquillas, desplazándolos axialmente sobre el eje y embragando la marcha correspondiente en cada momento. 

Dependiendo del tipo de cambio y de la posición de la palanca de cambio, los dispositivos para engranar las marchas serán unos u otros.

La ubicación de la caja de velocidades en el vehículo depende de la posición del motor y del tipo de transmisión, ya sea delantera o trasera.

Ya que hablamos de cajas de velocidades me dedicaré a describir una incidencia gestionada en nuestro centro de asistencia técnica que ha llegado en repetidas ocasiones con problemas al accionar el embrague en vehículos Citroën Berlingo (B9) fabricados hasta septiembre de 2010 equipados con una caja de velocidades manual del modelo BE4R.

Ubicación del orificio de la rebaba.
Los principales síntomas que los conductores perciben son: 

-El pedal del embrague ofrece mucha resistencia en el momento de su accionamiento y  cuando se quiere soltar el pedal éste se queda clavado.

-Se escucha ruido como de traqueteo durante el desplazamiento del pedal del embrague.

-El embrague patina al querer accionarlo.

Los talleres afectados mayoritariamente nos indican, que una vez revisado el conjunto caja de velocidades embrague, perciben la presencia de pequeñas partículas metálicas en forma de rebaba en la pared derecha de la campana del embrague, por el orificio de entrada de la horquilla. Tal como se indica en la imagen.




Como consecuencia de estas partículas metálicas, el recorrido de la horquilla del embrague queda obstaculizado, no llegando hasta el punto de funcionamiento óptimo para que el embrague se acople correctamente en el volante motor produciendo también el mal funcionamiento del pedal del embrague.

Para proceder a reparar esta avería realizaremos los siguientes pasos:

En primer lugar será necesario desmontar la caja de velocidades del vehículo.

Después comprobaremos el recorrido de la horquilla del embrague para cerciorarnos que en realidad quien limita su recorrido es la rebaba que hemos comentado anteriormente u otro elemento que la obstaculiza.
Lógicamente, después de confirmar que existe la fastidiosa rebaba procederemos a eliminarla sin dejar restos.

A continuación debemos comprobar el estado del embrague, ya que en este caso puede quedar afectado. Por consiguiente, si confirmamos el mal estado del embrague procederemos a su debida sustitución y acabemos montando la caja de velocidades.

Para comprobar que todo funciona como debe será necesario realizar un test de funcionamiento del conjunto caja velocidades y embrague.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...