jueves, 1 de junio de 2017

Funcionamiento incorrecto del embrague electromagnético del compresor volumétrico en vehículos del Grupo VAG

El compresor volumétrico no es una innovación en el mundo del automóvil puesto que algunos fabricantes como Volkswagen llevan usándolo durante mucho tiempo, pero no fue hasta la década de los 80 que no se inició su aplicación en vehículos de gran producción fabricados en serie.
Estos compresores son como bombas de aire capaces de producir alrededor de un 50% más de potencia que los motores atmosféricos del mismo tamaño. Su funcionamiento se basa en la aspiración de aire que entra en una cámara el cual disminuye su volumen. Accionado por el cigüeñal ya sea por correa, por cadena o por un juego de engranajes, se mueve a una velocidad inferior que los turbocompresores y la presión de sobrealimentación está limitada por la velocidad del motor. Los compresores actuales son bastante más silenciosos que los primeros modelos.

Una de las ventajas que ofrecen estos compresores es que tienen una respuesta más rápida y ofrecen un par motor más elevado a bajas revoluciones que los turbocompresores estándar. Como inconveniente principal, frente a los turbocompresores, es la pérdida de potencia que sufre el motor por el accionamiento mecánico aumentando, esta pérdida, a medida que suben las revoluciones del motor.

En este caso el compresor utilizado es del tipo Roots o compresor de lóbulos, en el que unos rotores en forma de ocho que están conectados a una ruedas dentadas que giran a la misma velocidad pero en sentido contrario comprimiendo y bombeando el aire conjuntamente. Una característica de estos compresores es la capacidad que tienen para mantener el giro al realizar un cambio de marcha. Es accionado mecánicamente por el cigüeñal a través de una correa que también mueve otros elementos y que forma un conjunto con el embrague electromagnético que es el encargado de conectar y desconectar, por gestión de la unidad de control motor, la transmisión del movimiento al compresor.

En nuestro centro de asesoramiento técnico han llegado varias incidencias relacionadas con averías en el funcionamiento del compresor volumétrico en vehículos del grupo VAG. El principal síntoma que se reproduce en éstos vehículos es una pérdida de potencia del motor cuando alcanza las 2400 revoluciones acompañado con la aparición del testigo de avería motor en el cuadro de instrumentos.

Al conectar la máquina de diagnosis aparecen los siguientes códigos en la unidad de control motor:

P10AE - Sensor de corriente acoplamiento magnético. Fallo eléctrico.

P10AD - Acoplamiento magnético para cargador mecánico. Interrupción.

La causa principal de esta avería reside en un error de funcionamiento eléctrico en el embrague electromagnético del compresor volumétrico impidiendo así el correcto funcionamiento del compresor. La unidad de control motor envía la señal de conexión al embrague electromagnético del compresor cuando se alcanzan las 2.400 revoluciones, justo en el momento que empieza a notarse los síntomas de falta de potencia.



Para solucionar esta incidencia, primeramente, con la máquina de diagnosis conectada, efectuamos un borrado de los códigos de avería registrados en la unidad de control motor y, a continuación, efectuamos una segunda lectura de códigos de avería en la unidad de control motor y comprobamos que códigos vuelven a reproducirse en este caso. Si vuelve a reproducirse el código P10AD, entonces ya se verifica que la avería tiene el origen en la instalación eléctrica de conexión del embrague electromagnético del compresor volumétrico.

La unidad de control incorpora un sensor de medición del valor real de intensidad de corriente durante la excitación, teniendo en cuenta el desgaste del embrague electromagnético. Para establecer un acoplamiento suave y confortable, la unidad de control va corrigiendo la excitación para adecuarla al desgaste del embrague electromagnético. El problema viene cuando el sensor de la unidad de control realiza una medición excesiva de la intensidad de corriente de excitación.

Entonces, con la máquina de diagnosis, realizamos una comprobación de los valores de presión de sobrealimentación. Si estos valores son inferiores a los valores reales especificados se tendrá que hacer las siguientes mediciones en la instalación eléctrica de conexión del embrague electromagnético del compresor volumétrico:

- Comprobar si hay tensión de alimentación en el pin 1 del conector del compresor volumétrico.

- Comprobar si hay aislamiento entre el pin 2 del compresor volumétrico y el pin 51 del conector de 94 pines de la unidad de control motor.

- Comprobar si hay continuidad entre el pin 2 del compresor volumétrico y el pin 73 del conector de 94 pines de la unidad de control motor.

Si encontramos algún punto incorrecto de estas mediciones, procederemos a su reparación para poder subsanar esta incidencia. Pero en el caso que las comprobaciones realizadas sean satisfactorias el problema vendría de un acoplamiento incorrecto del embrague electromagnético del compresor volumétrico, que no llega a acoplar a pesar de recibir señal eléctrica.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...