martes, 10 de abril de 2018

Sistema AAF “Active Air Flap”

Uno de los desafíos más importantes que se enfrentan día a día los ingenieros automovilísticos es encontrar el coeficiente aerodinámico más bajo posible en todos sus modelos, algo imprescindible para mejorar el rendimiento, el ahorro de combustible y así también proteger el medio ambiente. Si retrocedemos en el tiempo el diseño del automóvil del siglo XIX tenía forma de vagón o forma angulada, pero en la década de 1930, cuando los automóviles empezaron a ser más potentes los fabricantes entraron de lleno en el estudio de la aerodinámica y se convirtió en un tema muy importante no sólo para mejorar la eficiencia del coche sino que también se vio afectado el ahorro de combustible y de paso desarrollar coches más “limpios” con el medio ambiente. 



La resistencia del aire es proporcional al cuadrado de la velocidad del vehículo, si la velocidad se duplica de 80 km/h a 160 km/h, la resistencia del aire aumentará cuatro veces. Entonces, qué buscan los fabricantes?. Pues reducir el “Coeficiente de arrastre” (Cd), que significa que cuanto menor sea el valor, menor será la resistencia del aire. Disminuir el coeficiente de resistencia del aire un 10% disminuye el consumo de combustible en aproximadamente un 2%, si a esta reducción de coeficiente le sumamos una reducción del peso corporal no se tendrán que realizar costosas mejoras en el rendimiento del motor por lo que es la forma más eficiente de lograr un alto rendimiento, ahorro de combustible y a su vez proporcionar mayor rendimiento en la refrigeración de varias partes del vehículo tales como el motor, caja de velocidades o frenos. La seguridad en la conducción es otra parte que sale beneficiada de una buena aerodinámica afectando notablemente en la dirección, frenado y ruidos, sobre todo a altas velocidades. 


En resumen, cuanto menor sea el arrastre, más fácil será para un automóvil moverse a través del aire empujando contra él. El coeficiente de arrastre (Cd) promedio para automóviles modernos es de 0.25 a 0.35.



Pues bien, como se ha comentado, el estudio de la aerodinámica en el mundo del automóvil no para y fabricantes como Hyundai o Kia  han desarrollado un sistema aerodinámico denominado AAF (Active Air Flap) o Aleta de Aire Activa en español. Este sistema consiste en equipar un dispositivo electromecánico que controla el flujo del aire hacia el interior del vano motor y así mejorar la eficiencia del combustible al reducir el rendimiento aerodinámico. El dispositivo consta de unas aletas o compuertas montadas en la rejilla frontal del vehículo que se abren o cierran a través de un servomotor eléctrico comandado por la unidad de control del motor.


Vistos desde la parte trasera de la rejilla

Aletas vistas desde de la parte frontal de la rejilla (cerradas).
Cuando el motor está frío el sistema AAF cierra el paso de aire hacia el vano motor, con ello acelera el tiempo de calentamiento del motor consiguiendo que éste llegue lo más rápido posible a su temperatura óptima de funcionamiento, a partir de ese momento el sistema irá abriendo y cerrando las aletas en función de la demanda de refrigeración o en momentos en que el vehículo alcance velocidades donde es importante cerrar las aletas para que disminuya el coeficiente aerodinámico. 


Aletas abiertas


Aletas cerradas


VIDEO


Bueno y para acabar, como ya sabemos todo sistema gestionado electrónicamente no está exento de averías y nos podemos encontrar con un mensaje de avería en el sistema.




Al diagnosticar un problema relacionado con el rendimiento   intermitente del aire acondicionado o temperatura del motor, verificar si está registrado el DTC P1237 (Voltaje de realimentación de la aleta de aire activo alto) en el sistema de aire activo AAF. Este código puede aparecer cuando hay un fallo en el AAF y este no funciona correctamente. Antes de empezar la diagnosis, verificar si existe algún objeto que se haya podido incrustar entre las aletas o su mecanismo y que interfiera en el movimiento de estas. Si visualmente no se aprecia ninguna anomalía, realizar una prueba de actuadores con el útil de diagnosis para confirmar visualmente si el AAF se está abriendo y cerrando correctamente. Si después de realizar la prueba de actuación se encuentra que el AAF no funciona correctamente, realizar una diagnosis más amplia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...