miércoles, 4 de abril de 2018

Historia del motor diésel – Parte I

Nube tóxica sobre Barcelona
Pese a que a día de hoy las motorizaciones diésel son consideradas como el epicentro del problema de contaminación de las grandes urbes, estas han supuesto la primera elección de compra entre los usuarios durante muchos años.

Como ya se explicó en un post anterior, el fenómeno de dieselización inició en Europa hace 30 años aproximadamente, cuando el menor precio del carburante, la mayor eficiencia así como las prestaciones de estos motores les permitían competir contra las de ciclo Otto. 

Sin embargo, la historia de este tipo de motores viene de más lejos y ha requerido de grandes nombres para llegar a los sistemas de hoy día. En el post de “Historia del motor de combustión interna” ya se situó cronológicamente las motorizaciones diésel y se explicó a grandes rasgos su lugar en la evolución de los motores térmicos; a continuación entraremos en más detalle sobre la misma.

Historia del motor diésel – Parte I

El creador del motor diésel, así como el desarrollador del gasóleo fue el ingeniero alemán Rudolf Diesel. Diesel nació en París en 1858 siendo hijo de inmigrantes alemanes, pero posteriormente sería deportado a Londres al estallar la guerra franco-prusiana y, más tarde, emigraría a Augsburgo a realizar su formación académica de ingeniería en la Universidad Politécnica de Múnich, bajo la tutela de Carl von Linde, inventor de la nevera.


Rudolf Diesel


Gracias a la influencia de su tutor desarrolló gran interés por el ciclo termodinámico, lo que le llevaría a idear un motor de combustión interna cuyo rendimiento y eficiencia fuera mayor que el de los de ciclo Otto de aquella época, que apenas alcanzaban el 10%.


Tras finalizar sus estudios y mientras ejercía de empleado en la empresa de von Linde, patentaría un motor de 4 tiempos cuyo combustible alcanzaba la autoignición debido a la temperatura resultante de la elevada compresión del aire atmosférico. Dicha patente fue presentada en 1892, mientras que en 1893 publicaría una detallada descripción de su motor en una revista.

Ese mismo año fue contratado por la empresa MAN AG para desarrollar su motor, tanto en el apartado técnico como en el desarrollo de combustible. Tras varios fracasos que casi le costaron la vida (explotó un motor de pruebas), en 1897 presentaría el primer motor del mundo que funcionaba con aceite liviano (fuel oil). Este motor tenía una eficiencia de casi el 25% y un bajo consumo, pero no podía alcanzar elevados regímenes, lo que supuso un obstáculo para su implementación en automóviles, no así en motores navales y estacionarios.

Patente y primera generación del motor diésel

Los siguientes años se centrarían en el estudio del combustible idóneo para su motor, que lo conducirían hasta un derivado del petróleo muy económico: el gasóleo.

En la noche del 29 de Setiembre de 1913 mientras viajaba en barco a Londres para presentar su motor, Diesel desapareció sin dejar rastro. En el barco se encontraron únicamente su sombrero y la gabardina bien doblada sobre la popa. Diez días después, el cuerpo del ingeniero sería localizado en avanzado estado de descomposición por un barco pesquero que, como m
arcaba la tradición en aquella época, retiraría los objetos personales del cadáver para su identificación y lo arrojaría de nuevo al mar.

La incertidumbre de su muerte dio lugar a numerosas teorías; desde el suicidio al encontrarse en bancarrota hasta ser asesinado por el mismo gobierno alemán, ya que no veía con buenos ojos que presentase su tecnología, ya empleada en submarinos, a los ingleses.

Tras su muerte la popularidad de su motor fue en aumento, propiciando su desarrollo, aunque sus limitaciones seguían patentes y lo seguían haciendo inviable para vehículos de carretera.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...