martes, 4 de abril de 2017

Historia del motor de combustión interna

El motor de combustión interna se entiende como una evolución de la máquina de vapor. A diferencia de este último, el cual aprovecha la presión del vapor de agua que se genera por una combustión externa, el trabajo se obtiene por la combustión interna de una mezcla de aire y combustible.

El ingeniero belga Etienne Lenoir construyó el primer motor de combustión interna en 1860; consumía gas de alumbrado y solamente aprovechaba el 3 % de la energía producida por la combustión. Unos años más tarde, en 1876, el alemán Nikolaus Otto lo mejoró notablemente, siendo este el primero en funcionar con el ciclo de cuatro tiempos. La máquina de Nikolaus disponía de encendido por chispa externa y accionamiento por pistones alternativos, y pese a que era demasiado grande y pesado para ser utilizado en automóviles, pronto se empezó a fabricar en grandes cantidades para aplicaciones estacionarias. En honor a su fundador, la denominación Otto quedó registrada para referirse a este tipo de motores hasta la actualidad, aunque también es popularmente conocido como motor de gasolina.

Por otra parte, el primer motor satisfactorio con ciclo de dos tiempos apareció, en 1878, de la mano del escocés Dugald Clerk.
No fue hasta 1885 cuando Daimler monta un motor de gasolina de alta velocidad, desarrollado por el ingeniero alemán Wilhelm Maybach, sobre un vehículo de dos ruedas, iniciando entonces la historia de la motocicleta.
El 29 de enero de 1886, Karl Benz obtuvo la patente alemana número 37435 del primer automóvil. Se trataba de un diseño triciclo de chasis tubular, propulsado por un motor en disposición horizontal monocilíndrico de 954 cm³ y una potencia declarada de 2/3 CV a 250 rpm. En verano del mismo año, Gottlieb Daimler presentaba su primer vehículo autopropulsado de cuatro ruedas y dos velocidades de transmisión. Consistía en un carruaje abierto de caballos con motor de un solo pistón acoplado en posición central vertical. También en 1886, Daimler aplica el motor de Maybach sobre un carruaje de cuatro ruedas. El primer automóvil comercializado por Daimler-Maybach llegó en 1889; estaba propulsado por un motor de dos cilindros en V e incorporaba una caja de cambios de cuatro relaciones.
En 1892, el alemán Rudolf Diesel inventa un motor de autoignición que funciona con combustibles pesados, y que más tarde pasaría a llamarse motor Diesel. Este era de grandes proporciones y lento, diseñado en primera instancia para funcionamientos estacionarios. Su compleja construcción conllevaba altos costes de producción. Además, los primeros motores Diesel sencillos eran incómodos por su elevado nivel acústico y, en general, presentaban peor comportamiento en aceleración en comparación con los motores de gasolina. En 1897 nace el primer motor de estas características, pero no es hasta 1912 cuando se implanta en una locomotora y en 1923 en un camión.
Primer motor Diesel
Entrado el siglo XX, Jacobus y Hendrik-Jan Spijker revolucionan la técnica de automoción, entre otros aspectos, por construir el primer motor de seis cilindros en línea y 8,8 litros de cubicaje; su nombre era Spyker 60 HP y corría el año 1903. No obstante, el motor de combustión todavía no consiguió imponerse a gran escala en la competencia hasta finales de década. Si bien en 1902 un vehículo con motor de gasolina lograba batir por primera vez el récord absoluto de velocidad, hasta entonces los vehículos eléctricos y de vapor habían dominado el panorama. Los propulsores eléctricos y a vapor disponían de una curva de par casi ideal, motivo por el cual no requerían ni embrague ni caja de cambios y resultaban mucho más fáciles de manejar, menos propensos a sufrir averías y con mantenimientos menos complejos; todo esto eran ventajas decisivas respecto a los motores con combustibles líquidos.
En 1957, el alemán Felix Wankel fabrica exitosamente un motor de pistón rotativo, conocido hasta la fecha con su mismo apellido.
Felix Wankel

A partir de los años 70
, el motor Diesel es aceptado como tipo de propulsor rentable, gracias a la "miniaturización" impulsada por las mejoras en los materiales y en la fabricación de los motores destinados al sector de los automóviles utilitarios. En la siguiente década, el Diesel se posiciona a la altura para competir con la referencia de la época en cuanto a fuente de propulsión se refiere, es decir, el motor de gasolina.
Con el paso de los años, el sector de la automoción ha sufrido diversas crisis, tanto energéticas, del petróleo, medioambientales, etc., que han mermado la experimentación y el desarrollo continuo de los motores; sin embargo, todavía hoy siguen estando presentes en los vehículos del mercado y se sigue investigando en su evolución. Si bien las motorizaciones Otto y Diesel, durante los últimos años, han sido las más utilizadas para su montaje en turismos, hoy día están creciendo las soluciones híbridas y eléctricas, en busca de aminorar los niveles de polución del planeta y aumentar el grado de comodidad de conducción de los vehículos. 

A continuación, os adjunto dos artículos de este mismo blog, uno sobre la tecnología híbrida del Honda Civic IMA, y el otro sobre la marca de vehículos eléctricos Tesla.
Parece que todavía queda vida para los motores de combustión interna en los vehículos, pero vemos que existe una evolución constante y, actualmente, encontramos opciones híbridas y eléctricas que cada vez toman más fuerza y no hay que perderlas de vista.

¿Crees que las opciones híbridas y eléctricas se posicionarán como las más viables en un futuro inmediato, o a medio o largo plazo? ¡Déjanos tu opinión!


Añadir leyenda

1 comentario:

  1. En cuanto se pueda cargar una batería en un tiempo parecido al de llenar un depósito y podamos tener acumuladores en casa y el trabajo, acabaremos viendo a los vehículos con motor de explosión tan pintorescos como los de gasógeno.


    Cuenta oficial de GestFuturo, el programa para taller mecánico

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...