miércoles, 25 de abril de 2018

Neumáticos recauchutados

Se trata de un neumático usado al que se le ha sustituido su banda de rodadura a través de un proceso de recauchutado y ha sido puesto de nuevo en el mercado para volver a ser utilizado. Pese a que estas ruedas incorporan partes nuevas, como son las bandas de rodadura, no se trata de un producto nuevo sino reciclado.


Son neumáticos que van a rodar miles de kilómetros en poco tiempo, unos 300.000 o 400.000 kilómetros en dos o tres años, o que sufren grandes esfuerzos como en el caso del aterrizaje. Mediante el recauchutado se les proporciona una segunda vida de unos dos o tres años adicionales, por eso están diseñados para usarse en autobuses, camiones y aviones. Los neumáticos recauchutados tienen las siguientes ventajas:

• Favorecen al medio ambiente.
• Requieren una menor cantidad de petróleo para su fabricación.
• Su precio es más económico.

En turismos también se puede recauchutar los neumáticos pero no es aconsejable ya que la gran mayoría de ellos no están diseñados para este fin. Para que los neumáticos puedan ser recauchutados es necesario que tengan gastadas sus bandas de rodadura pero que reúnan varias condiciones técnicas como:

• Estar diseñados para ser recauchutados.
• El neumático debe carecer de golpes, daños o anomalías en su estructura. 


Proceso de recauchutado

Para proceder al recauchutado, la primera fase es verificar la carcasa del neumático a recauchutar. Se comprueba el estado de la estructura para detectar golpes o daños.

En el caso del neumático de camión, como su estructura es metálica se puede realizar una verificación exhaustiva mediante radiografías por rayos X, o más habitualmente con shearografías con láser para examinar los componentes internos. 

Una vez asegurado que la rueda es apta para el proceso, se elimina la banda de rodadura vieja mediante pulido. La profundidad que tenemos que eliminar será función de las pruebas realizadas anteriormente. En este proceso además se corrige cualquier discrepancia de la circunferencia del neumático.


En el siguiente paso se añade una capa de caucho especial, que será la encargada de fortalecer el neumático y permitir la unión de la banda de rodadura.



Después del proceso anterior, se coloca una nueva banda de rodadura, similar a la inicial. Seguidamente se introduce el neumático a una cámara de vulcanizado a una temperatura y presión moderadas. La vulcanización une indisolublemente la banda de rodamiento a la carcasa.


Por último, el neumático recién recauchutado es sometido a una inspección final visual y manual para comprobar tanto su seguridad como su aspecto semejante al nuevo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...