jueves, 25 de enero de 2018

Neumáticos de invierno

Los neumáticos de invierno son neumáticos especialmente concebidos para un uso frecuente en regiones con bajas temperaturas, presencia de hielo o de nieve. Permiten prescindir de las cadenas transitando sobre, aumentando la seguridad y la vida de la cubierta. 

Al estar diseñados para rodar en condiciones de extrema dureza, bajas temperaturas y carreteras llenas de hielo o nieve, presentan diferencias principalmente en la banda de rodadura, incorporando un mayor número de aristas, así como laminillas autoblocantes, capaces de aumentar la adherencia en condiciones extremas. Igualmente los compuestos de goma que se emplean en su fabricación también son diferentes, y de mayor adherencia respecto al neumático de verano ya que estos pierden eficacia a temperaturas de menos de 7 °C.

Estos neumáticos cuentan con una mayor profundidad en el dibujo, en torno a dos milímetros más. Por ello deben ser sustituidos cuando su dibujo sea inferior a los cuatro milímetros, pudiendo gastar el resto de dibujo fuera de temporada.



Respecto a las características propias del neumático, el uso del neumático de invierno es el único caso en que se permite montar un neumático con un código de velocidad inferior al recomendado, pero siempre recordando con una pegatina situada en el cristal, tal circunstancia para evitar accidentes. En cuanto a la presión, por las bajas temperaturas, debe incrementarse en 0,2kg para usos invernales.


Los neumáticos de invierno llevan el marcaje M+S, pero no todos los neumáticos con el marcaje M+S son neumáticos de nieve. El único marcaje que nos permite reconocer un neumático de nieve es el símbolo alpino, un pictograma que representa una montaña de 3 picos con un copo de nieve.



Cadenas

Las cadenas para la nieve aumentan el agarre del neumático sobre la nieve o hielo, pues son elementos que en general se clavan en el suelo cubierto por nieve o hielo y permiten al coche moverse. Con ellas, se evitan los problemas que hay con los neumáticos de verano de falta de agarre, derrapaje, mayor distancia de frenada e falta de direccionabilidad.


Se colocan temporalmente y sólo cuando haya nieve. No se puede circular sobre una calzada sin nieve con cadenas ya que puede dañar el neumático y la llanta y también la propia cadena e incluso el asfalto. Existen cuatro tipos de cadenas:

• Cadena metálica de eslabones de acero.
• Cadena textil, o funda textil de neumático.
• Cadena compuesta o tipo red.
• Cadena tipo araña o semiautomática.

Las cadenas deberán colocarse en las ruedas motrices. Si el vehículo es de tracción delantera se colocarán en las dos ruedas delanteras. Si por lo contrario es de propulsión trasera las cadenas se montarán en las ruedas traseras. En ambos casos si hay mucho espesor de nieve, habría que colocar cadenas en las cuatro ruedas para mayor seguridad.

Si el coche es de tracción integral 4×4 hay que colocar cadenas en las cuatro ruedas, pero si no queda otro remedio, servirá para salir del apuro con colocarlas en las ruedas delanteras, por ser además de motrices las direccionales.

Es importante recordar que con cadenas montadas hay que circular a velocidad moderada, normalmente como máximo a unos 50 km/h. Cuando se quiten las cadenas y no sea necesario usarlas más, lo aconsejable es aclararlas con abundante agua, para eliminar la sal de las carreteras y otros restos que puedan oxidarlas y dañarlas, y dejarlas secar bien antes de guardarlas. 

Cadena metálica de eslabones de acero

Consiste en varias cadenas de eslabones de acero que se entrelazan. Suele haber dos diseños, las cadenas transversales y las cadenas de rombos, estas últimas son las más habituales.


Estas cadenas suelen incluir uno o dos tensores manuales para mantener la cadena bien pegada al neumático. También hay variantes, un poco más caras, con tensores automáticos. Es un tipo de cadena que funciona bien sobre nieve y hielo. Es muy duradera y resistente.

El inconveniente es que esta cadena es algo más difícil de poner que otros modelos, sobre todo si no se tiene práctica, y que es la más incómoda y ruidosa, pues transmite más vibraciones a través de la dirección y suspensión. Los eslabones pueden rozar, arañar la llanta de aleación y desorientar el funcionamiento del control de estabilidad y tracción.

Cadena textil, o funda textil de neumático

Son básicamente una funda de lona del neumático, que se queda fijada por una goma elástica por la cara interior, y radios o lona por el exterior. 


Funcionan bien sobre nieve y hielo, con poca merma con respecto a las cadenas de eslabones, y en algunas situaciones incluso se comportan mejor, por ejemplo en la frenada. Son también las más fáciles y rápidas de montar y desmontar, y también son las más ligeras.

Otra ventaja importante es que son las que menos se notan en dirección y suspensión, pues no generan vibraciones o temblores, y no afectan la sensibilidad y funcionamiento del control de estabilidad y tracción. 

El inconveniente principal es que son menos duraderas, pues la lona se desgasta más rápido, así que son cadenas para usos cortos y ocasionales, no para quien tenga que usarlas muchos días al año. Mientras se usen sobre nieve o hielo no hay que preocuparse, pero no debe circularse con ellas sobre el pavimento sin nieve pues se deteriorarán muy rápido, en pocos kilómetros.

Cadena compuesta o tipo red

Se componen por una red textil y se asemejan mucho a las cadenas textiles. Por el interior hay una goma que fija la cadena a la rueda, y por el exterior varios radios. La red está formada por un cable plástico en su interior y un revestimiento exterior textil. La red se teje con eslabones de acero en los encuentros.


Es una cadena que funciona muy bien sobre nieve y hielo, y es bastante duradera. Se coloca también con relativa facilidad, y bastante rápido, salvo porque la goma está muy tensada y hay que tener brazos fuertes.

Estas cadenas apenas se notan en dirección y suspensión, y apenas generan vibraciones. El control de estabilidad y tracción funciona también sin problemas. Estas cadenas son muy recomendables para quien las use muchas veces al año.

Cadena tipo araña o semiautomática

Se caracterizan por constar de dos partes, un disco que queda siempre colocado sobre la llanta, fijado a los tornillos, y luego la propia cadena en sí, que puede ser de varios subtipos, el más conocido es como una oruga con bandas transversales rígidas, pero las hay con una solución mixta también con cadena de eslabones y bandas de plástico duro.


Llevando colocado el disco su colocación es muy rápida. Son cadenas que funcionan muy bien sobre nieve y hielo. Estas son cadenas para quien las use muy a menudo y en condiciones muy adversas.

Existe otro tipo de sistema denominado cadena líquida. Se trata de un spray que se pulveriza sobre la banda de rodadura del neumático, La película formada en la banda de rodadura mejora la adherencia en hielo y nieve pero con el roce y el agua su efecto es muy reducido. 




Neumáticos con clavos

Estos neumáticos son una alternativa a los neumáticos de invierno, aunque su uso queda claramente limitado por la legislación. Dado que son un producto muy agresivo especialmente con el asfalto, su utilización queda limitada a terrenos completamente helados. No todos los países permiten su uso; y los que los permiten, suelen limitar su uso a determinadas épocas del año. En Europa, los países alpinos como Suiza, Austria o Liechtenstein; o países nórdicos como Suecia, Finlandia o Noruega los permiten. 
La legislación española los permite aunque contempla que los clavos empleados deberán ser forzosamente redondeados y no sobresalir más de dos milímetros de la superficie de la goma del neumático. El neumático tiene el código M+SE en el flanco de la rueda.

Su uso es casi residual, principalmente por los problemas de montaje que genera, así como las limitaciones de uso que provocan que apenas puedan emplearse de forma continuada.

Neumáticos Nórdicos

Los neumáticos nórdicos están destinados a utilizarse con temperaturas por debajo de -10 ºC y están hechos para conducir por carreteras nevadas durante varios meses al año. Este tipo de neumático se caracteriza por tener un perfil direccional y un gran número de laminillas, lo que permite una mayor adherencia en hielo.



Los neumáticos nórdicos son más eficaces que los neumáticos de invierno en las carreteras congeladas y menos ruidosos que los neumáticos con clavos. Estos neumáticos, como su nombre indica, se utilizan principalmente en los países nórdicos y en Rusia.





1 comentario:

  1. ¡Desconocía lo de los neumáticos nórdicos!
    Un apunte: M+S significa, si no me equivoco, Mud & Snow (barro y nieve). Y si su degradación es más rápida debido a las características de sus compuestos, especialmente a más de 7º, en España hay pocas zonas donde llevarlos de contínuo.


    Cuenta oficial de GestFuturo, el software de taller

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...