martes, 5 de junio de 2018

Sistema ACCT

La contaminación ambiental es un tema que alcanza cada vez más repercusión debido a los problemas que supone, especialmente en los grandes núcleos urbanos donde el gran volumen de vehículos proporciona niveles de emisiones demasiado elevados. Un buen ejemplo de ello es que en muchas ciudades de diferentes países se está comenzando a regular la circulación de vehículos según su emisión, pudiendo restringir a aquellos que más contaminan. Pese a que los fabricantes de automóviles emplean grandes recursos en desarrollar motores menos contaminantes y diseñar e implementar sistemas que consigan “limpiar” los gases de escape, todavía no se dispone de una solución efectiva que permita eliminar por completo las emisiones contaminantes, aunque puede que esa solución llegue en poco tiempo.


De los distintos elementos que componen los gases de escape, el óxido de nitrógeno (NOx) es el elemento más nocivo para el ser humano y el causante de problemas respiratorios, siendo producido por el funcionamiento del motor con mezclas muy pobres (poco combustible) y por las altas temperaturas a las que se lleva a cabo la combustión. Aunque la emisión de estos gases se relaciona en mayor medida con el uso de motorizaciones diésel, el reciente empleo de la inyección directa en motores gasolina está encontrándose con el mismo problema.

Por ello, los vehículos diésel actuales ya emplean sistemas de reducción selectiva (SCR) que, mediante el empleo de agente reductor AdBlue, se provoca una reacción química en el catalizador SCR para conseguir que los NOx se transformen en nitrógeno (N2) y agua (H2O). 


Aunque este sistema funciona y consigue reducir drásticamente las emisiones de NOx, el problema que presenta reside en la necesidad de disponer de una elevada temperatura de funcionamiento del catalizador, no alcanzándose en trayectos cortos o en aquellos en los que se realizan continuas paradas, suponiendo una gran emisión contaminante durante el funcionamiento en frío del vehículo.

Desde la universidad de Loughborough (Reino Unido), un equipo de investigación ha creado un sistema que podría suponer la eliminación de este hándicap. Este nuevo sistema desarrollado, denominado ACCT de sus siglas en inglés Ammonia Creation and Conversion Technology, funciona basándose en los sistemas SCR e integrándose a estos, permitiendo la eliminación de NOx a bajas temperaturas.

Para ello, se emplea una cámara dedicada en la línea de escape donde se descompone el AdBlue en una nueva solución que será almacenada. Durante el funcionamiento en frío, es esta solución la que se emplea en lugar de inyectarse AdBlue en el escape, provocando las reacciones químicas en el catalizador necesarias para la correcta disolución de los NOx.


Debido al cada vez mayor empleo de vehículos híbridos y eléctricos, a medio y largo plazo este sistema podría no tener una gran repercusión en turismos aunque sí para vehículos pesados, donde las necesidades de los transportistas y grandes flotas requieren el empleo de motores diésel, siendo un sistema ideal para disminuir la emisión contaminante de camiones y autobuses.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...