jueves, 2 de octubre de 2014

Cómo funciona: El AIRmatic de Mercedes

Mercedes Clase S

El sistema AIRmatic es el nombre que Mercedes le da a su sistema de suspensión neumática autoadaptativa.


Mercedes Clase MSon muchos los modelos de la marca que utilizan este sistema. Por ejemplo se pueden destacar la clase M (W164), la clase S (W220 y 221), la clase R (W251) y la clase G (W460). Actualmente Mercedes incorpora de serie o como paquete opcional este sistema en todos sus todoterrenos y todocaminos. También puede llegar a montarse en vehículos de la gama comercial como la Mercedes Sprinter o la Viano.




La suspensión neumática en Mercedes se utiliza desde hace muchos años (fue patentada en por Daimler Motorengesellschaft en 1909) pero es en 1998 en su modelo de la clase S donde se instala por primera vez el sistema AIRmatic.



Las funciones de este sistema son:

·   El ajuste de nivel. Permite variar la altura de la carrocería respecto al suelo de forma manual por el conductor o de forma automática en función de la velocidad.

·   La regulación electrónica de nivel. En función de la carga del vehículo, este sistema mantiene nivelado el coche de forma automática.

·  La amortiguación adaptativa (ADS). En función de las aceleraciones transversales y longitudinales, el estilo de conducción y el estado de la calzada, la suspensión varía su dureza haciendo más confortable y segura la conducción del vehículo.

Unidad de suspensión AIRmatic
Unidad de suspensión AIRmatic

Una suspensión neumática sustituye los conjuntos de amortiguador por unas patas telescópicas constituidas por un amortiguador y un fuelle lleno de aire. Cuando se hace entrar más aire dentro del fuelle el vehículo eleva su altura. Por el contrario si se deja salir más aire del fuelle se reduce la distancia al suelo.



El sistema AIRmatic es un sistema de suspensión integral. Cuando el motor está en marcha mantiene constante el nivel del vehículo. Este nivel se mantiene de forma independiente en el eje delantero y trasero y es indiferente de la carga del vehículo.
Arquitectura de la suspensión AIRmatic
Arquitectura de la suspensión AIRmatic



Para llevar a cabo esta tarea necesita un suministro constante de aire comprimido
proporcionado por un compresor eléctrico hacia las patas telescópicas por medio de la unidad de válvulas AIRmatic. Este flujo de aire dependerá de lo que indiquen los sensores de nivel de cada una de las patas telescópicas. Las  señales son recibidas por la unidad de control del AIRmatic, quien controla la apertura y cierre de las válvulas de control en función de las necesidades detectadas.

El sistema también cuenta con un acumulador de aire comprimido que permite una regulación del nivel del vehículo estando parado el motor.

Válvulas y unidad de compresión AIRmatic
Válvulas y unidad de compresión AIRmatic

Las patas telescópicas funcionan a una presión que oscila entre 6 y 11 bares. Dentro del acumulador la presión se mantiene a unos 16 bares. El compresor o unidad de compresión como se denomina en Mercedes se encarga de generar esta presión de aire y la unidad de válvulas se encarga de dirigirla hacia cada una de las patas o hacia el acumulador central.

Un sensor de presión de tipo MAP que se encuentra integrado en el conjunto de unidad de válvulas se encarga de vigilar la presión dentro del acumulador.


El sistema de amortiguación adaptativa (ADS) adapta las fuerzas de la amortiguación a las exigencias del conductor o de la calzada. Para cumplir esta función la unidad de control del AIRmatic recibe a través de la línea CAN de tracción las informaciones de los siguientes sensores:

Sensor de aceleración de la carrocería delantero izquierdo.
Sensor de aceleración de la carrocería delantero derecho.
Sensor de aceleración de la carrocería trasero derecho.
Sensores de revoluciones de las cuatro ruedas.
Sensor de ángulo de viraje.
Interruptor de freno.

La unidad de control del AIRmatic determina con gran exactitud las fuerzas que actúan sobre el coche. Basándose en ellas controla la fuerza de amortiguación de cada una de las patas telescópicas haciendo actuar dos válvulas electromagnéticas que tiene cada una de las patas telescópicas del vehículo.
           
Cada una de las válvulas de amortiguación se puede activar individualmente provocando una dureza diferente en el amortiguador. Aunque el ajuste de la dureza se hace automáticamente, el conductor tiene la opción de seleccionar en el cuadro de mando el diagrama de suspensión que prefiere (confort, automático o deportivo).

Control desde la consola central
Control de la suspensión desde la consola central

La precaución más importante que se debe tener en cuenta a la hora de trabajar con un vehículo con este tipo de suspensión es tener siempre presente como se activa y desactiva la posición de bloqueo. Esta función desactiva la suspensión AIRmatic para poder elevar el vehículo con un gato. La posición de bloqueo evita que se accionen las válvulas AIRmatic y por tanto que se lleve a cabo la regulación de nivel.

Si la unidad de control de AIRmatic está en posición de bloqueo no produce ninguna indicación en el cuadro de instrumentos ni memoriza ninguna avería.



Para activar esta función se requiere de un útil de diagnostico adecuado, sin embargo, para el desbloqueo la unidad de control la desactiva automáticamente cuando se inicia la marcha o se pulsa el botón de la suspensión en el panel de mando.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...