jueves, 2 de marzo de 2017

Bomba de combustible variable sin escobillas

Las actuales generaciones de motores intentan reducir las emisiones contaminantes de varias maneras. Para ello, junto a otras estrategias, se optimiza el consumo eléctrico del sistema de baja de presión de combustible.

El sistema convencional o clásico de baja presión consta de una bomba de combustible que trabaja constantemente a máximo rendimiento, alimentada eléctricamente a través de un relé que a su vez es activado por una unidad de control electrónico. De este modo la cantidad y presión del combustible bombeado son muy superiores a las necesidades del motor, con lo cual el combustible excedente debe ser retornado al depósito mediante un sistema mecánico de descarga de presión.

Activación de la bomba de combustible de un Mercedes Clase A Euro 5 de primera generación
Para reducir el consumo eléctrico de la bomba de combustible se alimenta eléctricamente de forma variable y controlada. Este sistema consta de la unidad de control de motor, la unidad de control de la bomba de combustible, ocasionalmente un sensor de presión de combustible y la propia bomba eléctrica de combustible.
Conexión de un sistema de baja presión variable en un BMW 318d 
Las primeras versiones de estos sistemas utilizan una bomba de combustible convencional, alimentada por  la unidad de control de bomba con masa constante y una activación positiva variable. La variación de tensión positiva se consigue alimentando la bomba por impulsos de 12 voltios PWM. En consecuencia la bomba funciona como si estuviera alimentada por una tensión continua variable (tensión efectiva) reduciendo su consumo eléctrico  en casi un 50%.

De esta manera se consigue un sistema de baja presión con menor consumo eléctrico y con variación de presión y caudal suministrados, capaz de adaptar constantemente su trabajo a la demanda y necesidades del funcionamiento del motor.


La segunda evolución del sistema de alimentación de combustible de baja presión variable reduce todavía más el consumo eléctrico del conjunto. Las principales diferencias son la incorporación de una nueva bomba de combustible trifásica y su correspondiente unidad de control.
Este tipo de bombas están formadas por tres bobinas que forman el estátor, y un rotor de imanes permanentes. Carece de escobillas de manera que se minimiza la fricción interna reduciendo así la resistencia mecánica de la bomba.

La unidad de control de bomba recibe, de la unidad de control de motor, la señal de  “presión nominal de combustible” o presión teórica, y la compara con la señal que recibe del sensor de presión medida, para activar correspondientemente las tres fases del motor y conseguir el valor de presión de alimentación prescrito en todo momento con el menor consumo eléctrico posible.



La alimentación de cada bobina se realiza en corriente continua modulada a muy alta frecuencia para evitar el recalentamiento y reducir el consumo eléctrico.



Con este tipo de bomba se consigue reducir el consumo eléctrico del sistema hasta en un 70%, de manera que el alternador debe generar menos corriente instantánea, lo que disminuye  su par de arrastre, con lo cual el consumo de combustible se reduce y consiguientemente la contaminación. 


Reduciendo el consumo eléctrico del sistema de alimentación combustible y el de muchos otros componentes eléctricos, sensores, electroválvulas, motores, inyectores etc… se reduce de forma importante el trabajo del alternador. Teniendo en cuenta que los elementos necesarios para el control electrónico del motor trabajan continuadamente, una pequeña reducción instantánea supone en el transcurso del tiempo una importante reducción.








1 comentario:

  1. Excelente, bien explicado. Me ha gustado.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...