jueves, 14 de enero de 2016

Tipos de supensión activa (II). Neumática para el Audi A8



Neumática del Audi A8

Una suspensión neumática permite adaptar la carrocería a diferentes alturas según las necesidades de la marcha, también facilita la adecuación de la suspensión y la amortiguación al diseño del pavimento y al estilo de conducción.

Esta suspensión destaca por su alta flexibilidad, buena absorción de las oscilaciones y por la autorregulación del sistema que permite mantener la distancia del chasis respecto a la superficie de la calzada, indistintamente de la carga presente en el vehículo.

Con la ayuda de unos sensores verticales de aceleración en la carrocería, este modelo de suspensión reconoce la configuración del terreno. A partir de la velocidad del vehículo y el ángulo de viraje se logra calcular el estilo de conducción.

Existen diferentes programas de amortiguación que se pueden seleccionar, auto, confort y deportivo. Cada uno de ellos se activa en función de las condiciones de la carretera y el deseo del conductor, contribuyendo en el confort y la seguridad de conducción. La suspensión neumática con amortiguación adaptativa permite a su vez la regulación de cada amortiguador de forma independiente.

Principalmente la suspensión neumática está formada por un grupo de alimentación de aire que genera y acumula la presión necesaria para el funcionamiento del circuito, unos sensores de nivel utilizados para regular la altura, los muelles neumáticos y un testigo luminoso en el cuadro de instrumentos. 
El grupo de alimentación de aire incorpora una unidad de mando, un compresor con filtro deshidratador y válvulas de descarga, un relé para el compresor, y unas válvulas de suspensión.
El grupo de alimentación introduce aire en las balonas mediante la unidad de válvulas, hasta ajustar el nivel del vehículo. Dicho nivel es informado a la unidad de mando a través de la medición de los sensores de nivel.
Cada bloque de suspensión lo controla una electroválvula, abriendo o cerrando la comunicación con el circuito. Las electroválvulas de suspensión se excitan eléctricamente por parejas, eje delantero y eje trasero.
Para el funcionamiento del circuito, se tiene en consideración dos tiempos de funcionamiento. Uno es el de presurización, donde el aire es comprimido para su utilización hacia las electroválvulas que gobiernan las balonas, el aire sobrante pasa al acumulador a través de su electroválvula.
El otro tiempo de funcionamiento es el periodo de despresurización. Tanto las electroválvulas de los bloques de suspensión como la electroválvula de descarga se abren. Esta última válvula deja pasar el caudal de aire hacia el exterior atravesando el silenciador adicional y el filtro de aire.

Diagrama de sensores, gestión y actuadores


Te puede interesar: Suspensiones activas - Parte 1






    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...